Los alimentos ingeridos se descomponen en proteínas, aminoácidos, ácidos grasos y azúcares que son asimilados por nuestro organismo mediante el proceso que se denomina metabolismo. Si nuestro cuerpo no metaboliza adecuadamente estos elementos, se acumulan llegando a producir enfermedades que, si no se tratan, pueden llegar a tener consecuencias fatales e incluso mortales.

Una alteración metabólica en un bebé, en un niño en desarrollo, puede provocar graves desórdenes como, retraso mental y psicomotor, convulsiones, trastornos de conducta, etc. Cualquier órgano puede resultar afectado, pero los que más sufren son el sistema nerviosos central, el hígado, el corazón y los riñones.

La prevención de estas enfermedades ofrece la oportunidad de  diagnosticar y tratar de forma precoz trastornos evitables en el bebé,  permitiendo en la mayoría de los casos que tenga una buena calidad de vida y una integración social, familiar y laboral normal.

Avenida de Europa, nº 2
Local 3 – Planta Alta
Edificio C – Parque Oeste
28922 – Alcorcón 
Madrid

Contacto

info@cdemac.es
912 772 223