LA MICROBIOTA EN EL AUTISMO

El trastorno de espectro autista (TEA) es un complejo desorden neurobiológico, que se manifiesta como un comportamiento estereotipado y con deficiencias en la comunicación y la interacción social.

Con una incidencia entre el 1-2% de la población, siendo mayor la incidencia en niños que en niñas. Entre las causas del TEA cada vez hay más datos que evidencian la microbiota intestinal como un factor a tener en cuenta (incluso causa del TEA), entre otros como son la genética, desregulación del sistema inmune, inflamación o exposición a tóxicos.

¿Está relacionada la microbiota con el trastorno de espectro autista?

Se ha establecido que más del 50% de los pacientes TEA tienen problemas gastriointestinales, desde una permeabilidad intestinal aumentada, a un estreñimiento o diarrea (1). También se establece que un pequeño porcentaje de pacientes TEA  podría estar causado por especies de Clostridium, que es una familia de bacterias que pueden producir neurotoxinas que inhiben neurotransimisores (2). Además, se ha observado que tratamientos dirigidos a solucionar alteraciones y desequilibrios, como son los probióticos de la microbiota intestinal producen una clara mejora en el paciente TEA (3), incluso se ha estudiado el trasplante de microbiota obteniéndose buenos resultados (4).

La relación entre microbiota y TEA puede ser explicada por el eje cerebro-intestino-microbioma. Se trata de una vía bidireccional entre el cerebro y el intestino, afectando éste al primero mediante la producción de toxinas en la microbiota, que pasan al torrente sanguíneo a través de un intestino permeable y que atraviesan también la barrera hematoencefálica para actuar dichas toxinas en el tejido cerebral (1). Datos que apoyan este estudio es el estudio del microbioma, que es distinto en pacientes TEA frente a pacientes neurotípicos (3).

Para resumir, parece que todo el tratamiento encaminado a corregir desbalances de la microbiota puede producir mejoras en el comportamiento de pacientes con trastono del espectro autista. Incluso un pequeño porcentaje podría ser causado directamente por dicha situación de disbiosis en el intestino, pudiéndose dar una tremenda mejoría en dicho grupo.

Fuentes:

Li Q, Han Y, Dy ABC, Hagerman RJ. The Gut Microbiota and Autism Spectrum Disorders. Frontiers in Cellular Neuroscience. 2017;11:120.
Yang, Yongshou, Jinhu Tian and Bo Yang. Targeting gut microbiome: A novel and potential therapy for autism. Life sciences 194 (2018): 111-119.
Luna, R.A., Savidge, T.C. & Williams, K.C. The Brain-Gut-Microbiome Axis: What Role Does It Play in Autism Spectrum Disorder? Curr Dev Disord Rep. 2016; 3:75.
Kang DW, Adams JB, Gregory AC, Borody T, Chittick L, Fasano A et al. Microbiota Transfer Therapy alters gut ecosystem and improves gastrointestinal and autism symptoms: An open-label study. Microbiome. 2017;5(1). 10

Etiquetas: , , ,

Avenida de Europa, nº 2
Local 3 – Planta Alta
Edificio C – Parque Oeste
28922 – Alcorcón 
Madrid

Contacto

info@cdemac.es
912 772 223