LA MICROBIOTA EN LA MUJER – vaginosis bacteriana

La microbiota vaginal desempeña un papel fundamental en la salud de las mujeres. Suele componerse principalmente de lactobacilos que protegen a las mujeres durante toda su vida no solo de patógenos procedentes de la microbiotaintestinal o del entorno exterior (bacterias, hongos, virus), sino también de desequilibrios de la microbiota vaginal (disbiosis) responsables de diversas infecciones y trastornos genitourinarios. Entre las afecciones más frecuentes cabe mencionar la cistitis, la vaginosis y las enfermedades de transmisión sexual (ETS). Pero hay un aspecto positivo: es posible evitar su desarrollo o su recidiva gracias, entre otras medidas, a determinadas normas de higiene y a un suministro selectivo de probióticos cuya función es restablecer el equilibrio microbiano.

¿Es la vaginosis bacteriana una verdadera enfermedad?

Aunque afecta cada año a millones de mujeres de todo el mundo, la vaginosis bacteriana sigue siendo infradiagnosticada y recibe un tratamiento inadecuado debido a su definición imprecisa. Aún no se ha encontrado una definición precisa de la vaginosis, que se describe a veces como una enfermedad infecciosa o inflamatoria, a veces como una disbiosis (desequilibrio de la microbiota), a veces como un síndrome o una situación absolutamente normal. Por ello sigue suscitando mucha controversia en los medios científicos. Aunque el descubrimiento de esta afección se remonta a 1954 cuando se definía como una infección causada por Gardnerella vaginalis, el término «vaginosis bacteriana» no apareció sino hasta 1983, recuerda el microbiólogo canadiense Gregor Reid2. Sin embargo, un hecho importante pone en tela de juicio esta teoría: la bacteria supuestamente responsable también puede estar presente en mujeres que gozan de buena salud sin provocar vaginosis. Seis años después, la vaginosis se describía como «un cambio complejo en los microorganismos vaginales, acompañado de flujo vaginal maloliente sin inflamación aparente». Un poco más tarde, unos investigadores observaron precisamente un aumento de los marcadores de inflamación y decidieron clasificar a la vaginosis como una enfermedad inflamatoria, definición que fue refuta- ¿Es la vaginosis bacteriana una verdadera enfermedad? da en 2010 por falta de pruebas. Más recientemente, se agregó el término «disbiosis» a la lista. En resumen, cerca de 65 años no han sido suficientes para llegar a un consenso

Etiquetas: , , ,

Avenida de Europa, nº 2
Local 3 – Planta Alta
Edificio C – Parque Oeste
28922 – Alcorcón 
Madrid

Contacto

info@cdemac.es
912 772 223